Por Rentamarkets

Por qué el interés compuesto es tu mejor aliado

Nov 30, 2020 | Blog

Decía Warren Buffett, uno de los inversores más icónicos de todos los tiempos que “gran parte del éxito se puede atribuir a la inactividad. La mayoría de los inversores no pueden resistirse a la tentación de comprar y de vender constantemente”. Aunque el Oráculo de Omaha es conocido por sus inversiones value, que implican mantener en cartera acciones inicialmente muy infravaloradas no solo por años, sino incluso por décadas, en sus palabras se encierra una explicación que es fundamental para los inversores con horizontes largos de inversión: al interés compuesto, para que funcione, hay que dejarlo trabajar.

Pero vayamos por partes, y empecemos por lo básico: ¿qué es el interés compuesto? Desde Finanzas para Todos, la web de educación financiera de CNMV, proponen distinguir primero entre interés, tipo de interés, tipo de interés simple y tipo de interés compuesto. Lo resumimos brevemente:

  • Interés: precio pagado a cambio de obtener dinero durante un periodo acotado de tiempo. Por ejemplo, el interés es la cantidad que se paga a una entidad de crédito a cambio de obtener un préstamo, o la cantidad que paga la entidad a quienes le dejen dinero por ejemplo vía depósitos o bonos.
  • Tipo de interés: es la referencia utilizada para saber el coste de tener deuda o, dicho de otro modo, el interés que corresponde a un capital. Se expresa en un porcentaje respecto al importe de ese capital (el principal) y se delimita a un periodo de tiempo determinado, generalmente un año.
  • Tipo de interés simple: operación en la que se detraen los intereses del principal.
  • Tipo de interés compuesto: en esta operación, los intereses se suman al capital inicial y, con ellos se generan nuevos intereses.

En el Portal del Cliente Bancario del Banco de España se aporta el siguiente ejemplo para distinguir entre tipo de interés simple y compuesto, y se proporciona información básica para distinguir otras modalidades de tipos de interés.

Lo cierto es que, aunque se trate de un concepto sobre el que se ha hecho amplia divulgación, según la Encuesta de Competencias Financieras que condujo el Banco de España en 2016 – en la que también se plantearon cuestiones sobre la inflación, que abordamos en nuestro blog, o la diversificación del riesgo- más de la mitad de los españoles desconocen de qué se trata exactamente el interés compuesto.

Sin embargo, conocerlo y entenderlo resulta fundamental para los ahorradores e inversores en el largo plazo, pues el tipo de interés compuesto – definido como “la fuerza más poderosa del Universo” por el mismísimo Einstein- es una herramienta fundamental para hacer crecer las inversiones con el paso del tiempo. La clave está en la acumulación del principal, pues cuanto más tiempo se pase sin tocar el dinero, más intereses se acumularán sobre los intereses principales, multiplicando la inversión inicial.

Esto es igual de válido a la hora de invertir: para nuestros gestores de renta variable resulta fundamental identificar aquellos negocios de calidad, que cuenten con activos intangibles, que sean resilientes y no estén amenazados por la disrupción tecnológica y que además sean indispensables para el desarrollo social, económico y político, porque eso permite dar suficiente visibilidad sobre sus resultados.

Una vez identificados, estudian sus valoraciones para comprar buenos negocios a un precio aceptable, y después los mantienen en cartera todo el tiempo posible para generar los beneficios del tipo de interés compuesto. Este tipo de posiciones representan aproximadamente el 90% del capital invertido en nuestro fondo Rentamarkets Narval, con posiciones en compañías como Alcon, Bunzl, Nokian Tyres o Ashtead.

En este sentido, la fuerte sacudida que experimentaron los mercados durante la primera ola de coronavirus supuso una oportunidad magnífica para comprar compañías de alta calidad injustamente castigadas por inversores que habían entrado en pánico, y ahora la intención de nuestros gestores es mantenerlas por muchos años para trasladar a los partícipes los beneficios del interés compuesto. Rentamarkerts Narval acumula una rentabilidad del 14,72% en lo que va de año según Morningstar (datos a 23/11/2020).

Etiquetas

Contacto