Por Juan Pablo Calle y Javier Carretero

Fondos de reparto: una alternativa en tiempos de baja rentabilidad

Mar 03, 2020 | Fondos de inversión

En el actual contexto de mercado, con los depósitos y bonos ofreciendo rentabilidades muy bajas o incluso negativas, ha aparecido un producto financiero que ha despertado el interés de muchos inversores. Se trata de los fondos de reparto, una modalidad de fondo de inversión que tiene como característica diferenciadora que reparte dividendo.

Hasta ahora, la comercialización de fondos en España era casi de forma exclusiva mediante fondos de acumulación, es decir, fondos que reinvierten los beneficios generados en el patrimonio del propio fondo. Pues bien, con un fondo de reparto el inversor se sigue beneficiando de la ventaja de los fondos de inversión, el diferimiento fiscal de los rendimientos hasta que no se reembolsa el fondo. Esta circunstancia permite ir cambiando de un fondo a otro o de un comercializador a otro sin tributar. A esto debemos sumar la característica propia de este tipo de fondos: el cobro de un dividendo, que permite al inversor disponer de una renta de forma periódica.

Aunque cada fondo tiene sus particularidades, ya que no se trata de un producto estándar, las rentas o los dividendos que reparte el fondo pueden ser mensuales, trimestrales o anuales. De forma general, lo que se reparte es una parte importante de las rentas que ha cobrado el mismo fondo de sus inversiones financieras: acciones, bonos, etc. Existen fondos tanto de diferentes categorías -renta variable, renta fija y mixtos- como de diferentes zonas geográficas: europeos, americanos, globales,…

Otra posibilidad es que nos aseguren una renta periódica. En este caso, si no fuera suficiente con el reparto de dividendo, el fondo venderá participaciones de su cartera, sacrificando patrimonio para llegar al compromiso de pago.

Es importante señalar que estos fondos presentan la desventaja fiscal de tener que tributar por los dividendos generados, además de no beneficiarse del interés compuesto, tal y como lo hacen los fondos de acumulación.

Hemos querido señalar dos fondos de distribución dentro de la categoría de renta variable global. Hay que señalar que, por ser de distribución, un fondo no tiene menor riesgo que uno de acumulación. Su riesgo es equivalente al del activo en el que invierten, en este caso, renta variable global.

 

BNY Mellon Global Equity Income Fund

Se trata de un fondo de renta variable global de BNY Mellon Investment Management, división de gestión de activos de BNY Mellon, una de las mayores compañías de servicios financieros del mundo. Es una gestora destacada principalmente por su gama de fondos globales.

El objetivo del fondo es la revalorización del capital a largo plazo y la generación de repartos anuales invirtiendo en acciones de compañías globales de calidad que presenten, además de una buena valoración, rentabilidades por dividendos atractivas y sostenibles. Tienen como finalidad hacerlo con menor volatilidad que el mercado y sus competidores.

El gestor aplica criterios estrictos de rentabilidad por dividendo en busca de empresas que generen rentas altas con la intención de combatir un entorno de menor crecimiento y mayor volatilidad, estableciendo una cartera de activos diferenciada y diversificada. Para obtener una renta superior al resto, el fondo solamente puede invertir en compañías que tengan un dividendo un 25% superior al del mercado; y en el caso de recortes en el dividendo, la compañía es excluida de la cartera.

El BNY Mellon Global Equity Income Fund no tiene objetivo de dividendo, reparte en función de los ingresos generados en su estrategia. La rentabilidad de los dividendos repartidos por este fondo en 2019 fue cercana al 3%, y su distribución es trimestral.

 

JPMorgan Investment Funds – Global Dividend Fund

En este caso hablamos de un fondo de renta variable global de JPMorgan Chase, entidad global de banca de inversión con más de 200 años de historia. Invierte en compañías de todo el mundo que generen ingresos altos y una creciente rentabilidad por dividendo, y tiene como objetivo proporcionar un crecimiento del capital y repartir rentas identificando compañías que paguen dividendos elevados.

Cuenta con un equipo de analistas sectoriales especializados y aplica un proceso de inversión basado en el análisis fundamental de las compañías, así como de sus ganancias y flujos de caja futuros.

El fondo no tiene objetivo de dividendo, de forma que no reparte nunca más de los ingresos generados de sus inversiones. En su clase de reparto, la distribución del dividendo en 2019 fue de alrededor del 3%.

***

Cabe señalar que los fondos anteriormente comentados también se encuentran en su versión de acumulación.

El objetivo de este artículo no es recomendar un fondo sino explicar las características de estos. Si desea asesoramiento, le recomendamos que acuda a un profesional que le ayude en función de sus objetivos. Rentamarkets SV presta servicios de asesoramiento y gestión de carteras de fondos de inversión.