El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

La bolsa americana ha continuado en este primer trimestre de 2019 con la senda alcista mantenida durante la presente década, y tan solo rota en el año pasado.

El inicio de la crisis financiera en el 2007 y la posterior quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008 hicieron que el SP&500 marcara mínimos el 9 de marzo de 2009. Desde esta fecha, el indicador no ha parado de encadenar máximos cada año y ha generado retornos positivos durante 9 de los últimos 10 años (si tenemos en cuenta la evolución del índice S&P500 TR -con dividendos incluidos- en dólares).

Esta racha fue rota el año pasado, con las fuertes caídas registradas en el último trimestre. Aunque esto parece ya olvidado, ya que 3 meses después nos encontramos muy cerca de volver a marcar máximos históricos.

Sacando partido de Wall Street

La bolsa neoyorquina ha generado un retorno anualizado superior al 10% desde diciembre de 2008. Por ello, cabe preguntarnos cómo podemos aprovecharnos de estos retornos tan “jugosos”, si esta evolución y retorno de la bolsa americana es sostenible, y si continuaremos por este camino o bien es momento de recoger beneficios en el caso de estar ya invertidos.

Lo cierto es que el mercado estadounidense ha logrado sobreponerse a todas las turbulencias ocasionadas por la economía durante estos últimos años, y continúa acumulando trimestres de crecimiento económico, lo que nos lleva a estar cerca del ciclo de crecimiento económico más largo de la historia de este mercado.

Ahora que los indicadores muestran una ralentización de la economía y las valoraciones de las acciones se encuentran más ajustadas, se hace imprescindible ser cuidadoso con la selección de inversiones en este mercado. A pesar de ello, hay motivos para continuar manteniendo en cartera fondos de renta variable estadounidense.

El primer motivo es su alto peso dentro en los mercados mundiales. En un índice como el MSCI World, Estados Unidos pesa aproximadamente un 60% por lo que, si queremos tener una cartera diversificada, Estados Unidos debe necesariamente estar presente. Ese hueco puede cubrirse vía un fondo de renta variable global o directamente a través de uno o varios fondos de acciones americanas.

Otro motivo para invertir en renta variable americana es su gran diversificación sectorial, y en especial su exposición al sector tecnológico (un sector poco representado, por ejemplo, en los fondos de renta variable europea).

Por último, cabe recordar que la inversión en renta variable norteamericana ofrece al inversor la posibilidad de tener exposición a una divisa como el dólar estadounidense, siempre y cuando el fondo no tenga su cartera cubierta a euros.

Nuestra selección de fondos destacados

Algunos fondos destacados para invertir en renta variable americana son:

Amundi Pioneer Fundamental Growth

La gestora Pioneer Investments fue adquirida por Amundi en el año 2017. Desde entonces, Amundi es la mayor gestora europea por volumen de activos gestionados. Este fondo es uno de sus productos de gestión activa más reconocidos que invierte en el mercado de acciones americano. Su filosofía es invertir en compañías americanas con un claro sesgo de crecimiento.

Axa WF American Growth

Fondo de la gama Framlington, caracterizada por un enfoque de inversión basado en una selección activa, fundamental y ascendente de los valores que componen la cartera del fondo. La selección de los activos se hace con un marcado perfil de crecimiento e invirtiendo a largo plazo.

Franklin US Opportunities

Una de las mayores gestoras americanas, especializada en activos de este país y dedicada únicamente a la gestión de activos. Un fondo de estilo puro de crecimiento, basándose en la selección de compañías con crecimiento sostenible, de calidad e infravaloradas según modelos propios.

Robecco BP US Premium Equity

Fondo que invierte siguiendo la metodología “bottom-up”, es decir, la cartera se construye desde abajo hacia arriba, seleccionando el mejor candidato disponible independientemente de su capitalización siendo la única variable de selección la valoración de la compañía. Por ello, es un fondo con metodología de inversión de valor (compañías con valoración atractiva y sólidos fundamentales).

Artemis US Small Companies

Artemis es una de las gestoras denominadas “boutique”, es decir, independiente y muy especializada. Este fondo invierte en pequeñas compañías americanas con la idea de invertir en el espíritu emprendedor americano, y con el convencimiento de que es en las empresas más pequeñas donde el dinamismo de la economía estadounidense está más presente.

Amundi Index S&P 500

Se trata de un fondo índice, o replicador del índice S&P500. Perfecto si el único objetivo es replicar a la bolsa americana.


NOTA: Invertir en estos fondos conlleva un alto riesgo según la clasificación de la CNMV, por lo que antes de invertir aconsejamos hablar con un especialista que le explique bien los riesgos a asumir y si es adecuado a su perfil de riesgo.