El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

En nuestro último comentario sobre fondos analizamos los fondos de renta variable europea y comentamos la situación de fuertes pérdidas que sufrieron durante el 2018. En esta ocasión hablaremos de los fondos de renta fija europea, que igualmente tuvieron un comportamiento negativo en su gran mayoría.

La categoría de fondos de renta fija europea es muy amplia y fácilmente la podríamos dividir en 5 o más subcategorías. En este caso, realizaremos nuestro análisis desde el punto de vista de mercado y teniendo en cuenta la situación actual de tipos de interés en la zona euro.

Renta fija y bancos centrales

Permitámonos hacer un breve apunte teórico antes de continuar. Como todos sabemos, la renta fija es el activo financiero que tiene mayor dependencia de los tipos de interés, y esta dependencia es inversa: ante un incremento de los tipos de interés, los bonos tienden a bajar de precio y viceversa. Además, hay que tener en cuenta que cuanto más plazo tenga el bono, más sensible será al movimiento de los tipos de interés.

Con esto nos podemos imaginar que la situación actual de tipos de interés “cero” no es un entorno propicio. Esta es una de las principales razones de las pérdidas acumuladas durante el año pasado junto con el incremento del “spread” de crédito en los bonos corporativos (diferencial positivo que cotiza un bono corporativo respecto al bono de referencia, generalmente su gobierno).

Este entorno de mercado se ha revertido durante las primeras semanas del presente año ante las perspectivas de alejamiento de la subida de los tipos de interés.

Selección y filtrado

Veamos la situación con números. Para el estudio hemos seleccionado 98 fondos internacionales de renta fija europea de 25 gestoras diferentes que en nuestra opinión recogen perfectamente la diversidad de estilos de la categoría.

En primer lugar, haremos un análisis cuantitativo de los fondos para comprobar que dentro de renta fija europea podemos diferenciar claramente varias categorías. Para ello realizamos un “cluster”, es decir agrupamos los fondos según unos determinados parámetros, en nuestro caso, las rentabilidades mensuales de 2018 más la rentabilidad de enero de 2019.

En el primer gráfico, un “dendograma”, podemos observar 3 grandes grupos, aunque si fuésemos un poco más exigentes podríamos llegar a tener hasta 7 grupos.

A la derecha, vemos su representación gráfica en 2 dimensiones que nos da una idea y nos confirma en gran medida nuestros 3 grupos.

Los resultados son clarificadores: los grupos están generados en función del tipo de bono en que invierte mayoritariamente el fondo:

  • Bonos “high yield” (alto rendimiento). Son los que más bajaron durante el último trimestre de 2018 y los que más han subido este pasado enero.
  • Bonos gobiernos. Son los que mejor se comportaron durante el año pasado, sobre todo en la última parte del año.
  • Bonos corporativos con grado de inversión. Con un rendimiento a caballo entre los dos anteriores grupos: caídas durante el 2018 y subidas en enero, aunque en menor amplitud que los “high yield”.

 

Si ampliamos a 7 grupos podemos ver como los dos primeros se mantienen entre los 3 señalados anteriormente y el tercer grupo se subdivide en bonos corporativos de corto plazo, corporativos de largo plazo, con inversión agregada (corporativos y gobiernos), de convertibles y con duración flexible.

Con esto concluimos que en gran medida la rentabilidad del fondo va a depender de su política de inversión, es decir, la categoría en la que se sitúe.

Ahora fijémonos cómo todo esto se ve reflejado en rentabilidades, que es lo que al final importa a la hora de invertir. Primeramente, analicemos el año 2018.

En los gráficos de arriba podemos observar que la rentabilidad del año pasado estuvo claramente condicionada por la rentabilidad del último trimestre. A la derecha vemos una línea de 45 grados prácticamente recta que lo ejemplifica perfectamente, y en la tabla de la izquierda vemos que el ranking de rentabilidades en el año es casi idéntico al ranking del último trimestre (hemos tomado los casos extremos).

Veamos el mismo estudio comparando el año 2018 y este primer mes de 2019.

Los fondos que peor se comportaron durante 2018 son los que mejor lo hacen durante 2019; aunque la relación no es totalmente inversa. Los que se comportaron mejor en año pasado este año están en ranking medio.

Analizando cada categoría

Las caídas de las bolsas provocaron una huida del riesgo y la compra de activos más seguros, con lo que se vio una bajada en bonos de alto riesgo y subidas de bonos gubernamentales. Durante este año, las bolsas se tranquilizan, vuelve el “apetito” por el riesgo y los bonos de alto riesgo suben.

¿Y ahora, qué? Cada uno tiene que tener sus propias expectativas y sobre todo su conocer su capacidad de aguantar pérdidas si las cosas no se dan como cada uno tiene pensado.

Como acabamos de ver, no todos los fondos de renta fija europea son iguales. Hay mucha diversidad, por lo que cuando a la hora de invertir vayamos a seleccionar un fondo de renta fija nos tenemos que fijar en política de inversión, es decir dónde y cómo invierte: bonos de gobierno vs corporativo, a corto/medio/largo plazo, en grado de inversión o de alto rendimiento, países, …

A continuación, señalamos un fondo de cada una de las categorías que acabamos de ver:

Allianz Enhanced Short Term Euro

Fondo de renta fija de muy corto plazo. Es el equivalente al fondo monetario comercializado en España. Con riesgo muy bajo, es la alternativa a la liquidez. El único problema es que los tipos de interés están a cero, lo que hace complicado obtener rentabilidades positivas en este entorno.

Amundi Index JP Morgan EMU Govies 1-10

Fondo que replica el índice JP Morgan EMU Govies, es decir, invierte en títulos de gobiernos de la Unión Europea que tengan grado de inversión. Riesgo a los tipos de interés medio-alto. Es el fondo perfecto para no equivocarte si el objetivo es obtener a medio-largo plazo la rentabilidad de la deuda de gobierno y no quieres depender del gestor al ser un fondo indexado.

Pictet EUR Short Term Corporate Bond

Fondo que invierte en bonos de gobierno y corporativos en el corto plazo. Con riesgo bajo a los tipos de interés al tener duración entre 1 y 3 años. Fondo para tener en cuenta si se quiere obtener una rentabilidad ligeramente superior a la deuda de gobierno a corto plazo.

DWS Invest Euro Corporate Bonds

Fondo de Deutsche Bank. Con política de inversión muy parecida al fondo anterior, pero con una sensibilidad a los tipos de interés mayor. Es decir, asume un poco más de riesgo para obtener una rentabilidad superior.

Pimco GIS Euro Income Bond

Si hablamos de renta fija hablamos de Pimco, una de las mayores gestoras de renta fija del mundo y con buenos fondos en todas sus categorías. Lo señalamos por la versatilidad en sus inversiones. Excelente fondo con 5 estrellas Morningstar.

Nordea European High Yield Bond

Fondo que invierte en bonos de alto rendimiento con un riesgo a los tipos de interés medio. Si el objetivo es obtener la mayor rentabilidad posible dentro de la renta fija, la categoría a invertir es la de “high yield” y este es un fondo para tener en cuenta.


El objetivo de este artículo no es recomendar un fondo u otro sino explicar las características de estos. Si desea asesoramiento, acuda a un profesional que le ayude en función de sus objetivos. Rentamarkets SV presta servicio de asesoramiento y gestión de carteras de fondos de inversión